¿Qué es CERESIS?

El Centro Regional de Sismología para América del Sur (CERESIS) es un Organismo Internacional, creado el año 1966 por medio de un acuerdo bilateral entre la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Gobierno del Perú, atendiendo la  recomendación de la Conferencia Mundial Inter-gubernamental sobre Sismología e Ingeniería Antisísmica convocada por UNESCO en abril de 1964, y la Resolución 2.2241 adoptada en la 13a Sesión de la Conferencia General de la UNESCO, con el fin de favorecer toda clase de estudios y actividades sismológicas en la región sudamericana y ayudar a su realización, así como efectuar el enlace entre estaciones e instituciones sismológicas de la región y con los centros sismológicos internacionales. En 1971, los Estados participantes en CERESIS suscribieron el Convenio Multinacional para la Prosecución de las Actividades de CERESIS, convirtiéndolo en un organismo autónomo e inter-gubernamental, con carácter multilateral. Actualmente son 11 los Estados Miembros: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago y Venezuela. Uruguay, que se retiró el año 2001, está evaluando su reingreso. El Convenio queda abierto para la adhesión de otros Estados con legítimo interés en la sismología sudamericana.

El Perú es país sede de la Dirección Ejecutiva y el Director Ejecutivo puede ser de cualquier nacionalidad. En cada uno de los Estados miembros los respectivos gobiernos han designado un Organismo Nacional de Enlace con CERESIS y a un Representante Nacional que forma parte del Consejo Directivo. Los propios Estados Miembros, en base a cuotas anuales, aportan los recursos para atender los egresos que corresponden al presupuesto ordinario. La mayor parte de las actividades regionales se financia con recursos extra-presupuestarios que recaba CERESIS de diversas fuentes externas para proyectos regionales específicos.

CERESIS está próximo a cumplir 50 años de existencia y la finalidad del trabajo conjunto de los países sudamericanos en todos los frentes de la sismología y disciplinas afines sigue vigente, para realizar investigación científica, monitoreo de la sismicidad y actividad volcánica, elaboración de estudios de riesgos y de eventos naturales, aplicación y traslado de los conocimientos a medidas prácticas de mitigación, educación y capacitación, para que los países miembros logren una mayor capacidad para enfrentar con éxito los peligros naturales que los amenazan permanentemente sean estos sismos, erupciones volcánicas, maremotos o sus efectos secundarios tales como avalanchas, deslizamientos de tierra, licuefacción de suelos. Nuestros países están expuestos, y siempre lo estarán, a peligros telúricos que son el resultado de la dinámica interna inherente a la evolución del planeta.

Las actividades de CERESIS están orientadas a facilitar nuestra co-existencia “pacífica” con los fenómenos naturales destructivos y recurrentes. Las metas son: reducir el número de víctimas y el monto de las pérdidas materiales, disminuyendo la vulnerabilidad estructural, ambiental, social y cultural de nuestras sociedades. Una menor vulnerabilidad ante un determinado peligro significa un menor riesgo, o sea pérdidas en términos de números de víctimas y de bienes materiales. Lo que es una verdad absoluta para los seres que habitamos este planeta es que sus características dinámicas son y serán una constante en nuestras vidas y en las de nuestras futuras generaciones. Ni los terremotos ni las erupciones volcánicas van a dejar de producirse porque son parte de nuestro hábitat como lo es el aire que respiramos.